Cómo hacer circular y enfriar el aire en un invernadero

Cultivar en un invernadero es ideal para que tus plantas crezcan durante mucho tiempo sin que les afecten las estaciones. Pero siempre hay que intentar mantener el microclima ideal en el interior para que las plantas prosperen. Para controlar la temperatura, la humedad y la ventilación en los invernaderos hay que instalar varios componentes; veamos cuáles son.

por qué es importante ventilar un invernadero

Las plantas necesitan producir la fotosíntesis para crecer. Para llevar a cabo este proceso, además de luz solar y agua, necesitan dióxido de carbono (CO2). Normalmente, si una planta vive al aire libre no hay problema con la falta de este elemento. Sin embargo, en el invernadero, el aire fresco no circula tanto como en el exterior, lo que limita el suministro de CO2 a las plantas. Por eso es importante ventilar el invernadero para que las plantas crezcan sanas y fuertes.

Los invernaderos que no están bien ventilados también son más propensos al sobrecalentamiento. En los días soleados, las temperaturas en un invernadero sin salidas de ventilación pueden alcanzar niveles sofocantes, dañando gravemente las plantas.

Además, la ventilación del invernadero es un método para mantener bajos los niveles de humedad del suelo. Los invernaderos excesivamente húmedos son un buen lugar para la propagación de moho y hongos.

Ideal climate with ventilators in greenhouse

Elegir la ventilación adecuada

Veamos juntos cuáles son los principales métodos para refrigerar y ventilar un invernadero:

Ventilación natural

La ventilación natural es el intercambio de aire sin el uso de medios artificiales. La circulación de aire dentro de la estructura se consigue mediante el uso de marcos de ventanas aplicados a las superficies laterales y del techo de la estructura. El aire fresco entra por las aberturas de las paredes y, a medida que se calienta, sube, escapando por las aberturas del techo.

Las ventanas y puertas también pueden controlarse mediante un sistema automatizado, que puede cerrar y abrir las ventanas en función de las condiciones meteorológicas externas.

Este sistema, aunque económico, no siempre garantiza un intercambio de aire óptimo para las plantas; especialmente en los periodos más calurosos del año.

Ventilación mecánica

El aire puede renovarse mediante el uso integrado de ventiladores mecánicos dentro de la estructura. Estos ventiladores garantizan un intercambio total de aire y pueden programarse para necesidades específicas de cultivo. Por ejemplo, un invernadero para la floricultura necesitará una ventilación diferente a la de un invernadero para el cultivo de verduras.

La desventaja de este tipo de ventilación es el hecho de que el aire traído del exterior no enfría la estructura de forma drástica. De hecho, la temperatura mínima que se puede alcanzar es igual a la temperatura exterior.

Franco ventilacion Circuladore acf agricultura

¿Cuántos ventiladores hay que instalar en el invernadero?

El número ideal de sistemas de ventilación variará en función del volumen del invernadero y de la tasa de circulación de aire deseada. Además, hay que tener en cuenta la potencia del ventilador.
Franco S.r.l. le garantiza un asesoramiento personalizado para aconsejarle lo mejor posible sobre el número y el tipo de ventiladores a instalar en su instalación.

Ventilación mecánica húmeda

La ventilación mecánica húmeda es un sistema capaz de ventilar y enfriar el aire, mediante el uso combinado de paneles adiabáticos y ventiladores mecánicos.

El aire exterior, transportado por los ventiladores del interior de la estructura, es empujado hacia los paneles de material fibroso empapado en agua.

Los paneles evaporativos aprovechan el fenómeno del intercambio de calor adiabático. El aire caliente y húmedo se evapora, reduciendo la temperatura de la estructura. Este sistema es muy ventajoso porque proporciona ventilación, refrigeración y mantiene una humedad adecuada dentro del invernadero.

Las algas pueden ser un inconveniente para este tipo de instalaciones. De hecho, debido al suministro constante de agua dentro del panel, se crea el microclima ideal para el desarrollo de las algas. Por lo tanto, puede ser necesario añadir un alguicida al suministro de agua para garantizar la eficacia del sistema.

Alessandro Azzolin
Alessandro Azzolin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts

Ir arriba