Cómo evitar el contagio de Botrytis en los invernaderos

El microclima del invernadero suele favorecer la propagación de enfermedades. Una de ellas es la Botrytis (Botrytis cinerea).  Se denomina comúnmente moho gris y se produce en condiciones de humedad excesiva. El patógeno actúa infectando las hojas, las flores y los frutos de las plantas cultivadas en invernaderos. En la mayoría de los casos provocará la caída del aparato foliar hasta el punto de matar la planta si no se controla.

En este artículo veremos los principales métodos biológicos y químicos para prevenir y tratar esta enfermedad en las plantas cultivadas en invernadero. 

Microclima que favorece la propagación de la Botrytis

El moho gris o Botrytis se propaga rápidamente en ambientes húmedos con una temperatura que oscila entre los 17 y los 23 grados aproximadamente. Los invernaderos, especialmente en los períodos de primavera, suelen ser el entorno ideal para la propagación de las esporas de este patógeno.

ventiladores para invernaderos como prevencion botrytis

Prevención con agentes químicos

En general, los cultivadores confían en los fungicidas para el control de las enfermedades de Botrytis.

Los fungicidas se aplican por pulverización sobre todo el cultivo o por aplicación directa a las plantas afectadas por la enfermedad, dependiendo del grado de propagación de las esporas en el medio ambiente.

Sin embargo, debido a su uso excesivo en la agricultura, los dos principales grupos de productos químicos que se utilizaban, los benzimidazoles y las dicarboximidas, se han vuelto ineficaces para erradicar la Botrytis. 

Algunos fungicidas, en cambio, siguen siendo eficaces después de muchos años de uso. Entre ellos, la diclofluanida, el tiram, el captán y el clorotalonil son los más comunes. 

Hay que tener en cuenta que estos compuestos químicos son extremadamente perjudiciales para la tierra, ya que liberan sustancias tóxicas en el agua. Además, son muy desaconsejables cuando se utilizan en cultivos destinados a la alimentación.

Con vistas a la sostenibilidad medioambiental, es aconsejable evitar el uso de compuestos químicos en el invernadero. Para reducir la propagación de la botrytis, existen varios métodos de prevención. Veamos juntos cuáles son.

Eliminación manual de las plantas infectadas

La eliminación de las plantas infectadas y de los restos vegetales al final de cada temporada de cultivo y durante el transcurso de la misma es importante para reducir la cantidad de hongos supervivientes y retrasar la aparición de brotes.

planta afectada por la botryits

Control de la humedad

La ventilación y, en las estaciones frías, la calefacción pueden evitar o al menos acortar la duración de la humedad de las hojas. Suele ser eficaz contra las infecciones fúngicas de las hojas, las flores y los frutos. La gama de circuladores ACF es el producto ideal cuando se requiere movimiento de aire.

Diseño de invernaderos

Si tiene previsto construir un nuevo invernadero en el futuro, aquí tiene algunas cosas que debe tener en cuenta para evitar la propagación de la Botrytis.

La ubicación ideal del invernadero debe ser en una zona ventilada y no a la sombra de una colina. Es necesario analizar los vientos predominantes en la zona para favorecer al máximo la ventilación natural.

Además, el calor y la humedad se dispersan más fácilmente en estructuras altas y en presencia de grandes ventanas.

 Se recomienda el uso de cubiertas de polietileno porque son económicas y eficaces contra la formación de rocío en el follaje. En algunos casos, se instalan mallas (por ejemplo, redes o películas de plástico) sobre las aberturas de los invernaderos para evitar la introducción de plagas. Sin embargo, esta práctica favorece la creación del microclima ideal para la propagación del moho gris.

climatizacion para invernaderos

La importancia de una gestión adecuada de los cultivos

La densidad de las plantas cultivadas en el invernadero también es importante. En los invernaderos «superpoblados» es más difícil controlar la circulación del aire y reducir el exceso de humedad.

El control de los componentes químicos del suelo es igualmente importante para garantizar la salud óptima de las plantas. La composición varía según el tipo de cultivo. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que unos niveles elevados de nitrógeno en el suelo ayudan a prevenir la botritis en los cultivos de tomate y pepino. Se ha demostrado lo contrario en los cultivos de crisantemos.

Otras investigaciones apoyan el uso de material de acolchado (paja, corteza de pino triturada…) para prevenir la botritis. De hecho, el acolchado evita la propagación de las esporas de los hongos desde el suelo hasta el follaje de las plantas.

Control biológico

Algunos tipos de hongos que existen en la naturaleza son antagonistas naturales de la botrytis. Por ejemplo, el hongo Ulocladium oudemansii se utiliza como remedio biológico contra esta enfermedad. Algunas empresas comercializan productos que contienen esporas de Ulocladium para esparcir en las hojas de las plantas infectadas. No hay que preocuparse, ya que no es invasivo y no causa daños al tejido vegetal vivo.

Además, el uso de este tipo de fungicida natural es adecuado para los cultivos ecológicos en invernaderos.

El sulfato de cobre, aunque es un buen fungicida, no es eficaz contra la botritis. Como alternativa, se puede utilizar una mezcla de bicarbonato de potasio. Esto eleva el nivel de pH del suelo y, de este modo, crea condiciones adversas para el desarrollo de micelios de hongos patógenos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que al ser considerado un fitofármaco, su uso está sujeto a una estricta normativa.

clima ideal para tomates en invernaderos
Alessandro Azzolin
Alessandro Azzolin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts

Ir arriba